PrincipalOrigen del CharangoNuestros CharangistasPartiturasLuthiersAudio en MP3Articulos y EntrevistasNoticias y Eventos
  Bienvenido. Hoy es
   

José María Arguedas: El charango

Ricardo Palma: Un Opispo de Ayacucho(tradición)

Ricardo Palma y Juan de Arona, tras las huellas del charango

Julio Mendivil: Apuntes para una historia del charango andino

Pedro Obaya: El gran prócer y charanguista puneño, en las huestes de Tupac Amaru y Tupac Catari.

Alejandro Vivanco: El charango y los charanguistas

Omar Ponce:
El Chillador del Altiplano Peruano


Introducción a las afinaciones del charango

Thomas Turino:
El charango y la
Sirena,
música magia y el poder
del amor

Las trayectorias artísticas de Moisés Vivanco y Mauro Nuñez en el ambiente folclórico limeño.

El charango: Libro del maestro puneño Felix Paniagua Loza

Mapa del uso
tradicional del
charango en el Perú

Recordando al poeta Luis Nieto

Manuel Baca Escalante
y sus charangos

Los Jaukas en el Cusco

Historia de la guitarra
en el Perú. Javier Echecopar

Tomados de cantera de sonidos:
- Charango peruano y los charangos peruanos

 - La música que hizo llorar a Arguedas

- A la “Lira Paucina” en sus Bodas de Plata(1,975)

- El charango según Jaime Guardia

- Breves notas para una visión general de la música indígena y mestiza.

- Instituto Nacional de Cultura(INC) Declara Patrimonio Cultural de la Nación al Charango.

 

   
    
 
   ACORDES
 
   ENLACES
 
   ACORDES
   DISCOS  
   AUDIOS
   ESCUCHAR CDS
   RESEÑA DE CDS
 

 

 

Alejandro Peralta (Puno, 1899- Lima 1973)

Cofundador de El Grupo Orkopata, tuvo entre sus más destacados miembros a su hermano Arturo Peralta(Gamaniel Churata), Emilio Vásquez, Demetrio Peralta, Dante Nava, Inocencio Mamani, Aurelio Martínez, Lui Rodrigo, constituyó una de las generaciones poéticas más impactantes de nuestra literatura. La creatividad que se manifestó a través de una eclosión de cosmopolitismo y andinismo, describía los paísajes y las vivencias del hombre andino, con una mirada surrealista de colores, sonidos y aromas que sólo se pueden pintar en nuestros andes altiplánicos.

 

 

El hombre del charango

Sol de amanecer vigila
el horizonte de fuego;
trinos de luz, voces de agua
llenan sementera y cielo;
savias, retamas y espinos
savias, retamas y espinos
pintan el aire a su encuentro;
viento y roca le dan paso.
Sombra del nevero

¿De qué rinconadas en flor
viene musical el viento?
Viene de los roquedales,
volando de cerro en cerro

No tiene figura humana,
pero tiene ágiles dedos;
crecido entre azada y látigo,
veinte años en duro cuerpo;
no sabe si vive o sueña,
lleva torrentes de sangre
y firme armazón de huesos.

De uñas se prendió la aurora
y escapó del vericueto;
al abrigo de sus piojos
siente es suyo su cuerpo
(charango madrugador,
ala de vértigo).

Débiles, son sus dos manos
para retenerlo quieto,
que ya voló, cielo arriba,
gorrión del quinual enhiesto.

Esta es su arma, la única arma
de la que se llama dueño;
terciada en su firme busto,
el tórax de parapeto.
¿es un hombre? ¡será un hombre!
que no hay mal que sea eterno.

Para adormecer las sienes
cualquier muladar es bueno,
"Hombre soy", le grita aquél
que forcejéa en su encierro,
pues lleva figura humana
y espaldas de peñascal
para seguir resistiendo.
(Charango trasnochador,
refugio del harapiento).





El   indio pako

La prisión le ha comido la carne  al indio pako
sólo le queda el pómulo filudo
en el regazo de un cerro vá a pasar la noche
allí le toco hacer frente a las balas
cada peñasco era una máquina de fuego
él sabe bien que murieron a miles
de ninguno pierde la cuenta

Charango maloliente i sombra detenida
la cárcel le dio un rincón a su consciencia
i se pasó los años olfateando su pensamiento

Siente la noche a bocanadas
sabe que en el balcón no queda nadie

PERO AQUÍ ESTA EL INDIO PAKO

i su nombre es alcohol para la indiada
Todos lo han visto bajo el látigo veinte días uno tras otro
resoplar i apretar los dientes
los ojos acezando en un lago de sangre

Para qué hablar i hablar
para que arrastrarse detrás de la justicia
Han barrido con todo
¿acaso alguien lo ignora?
antes para los blancos era toda su rabia
pero hoy ya entiende que no sólo los indios mueren a miles
sino también los obreros i campesinos

Hombre de piedra refugiado en sus llagas

Indios i ganados cuentan millones de cabezas
los cerros para cubrirse del hielo
los desperdicios para saciar el hambre
toda la tierra es del patrón
al pudridero el que se oponga

¿Quién defiende a los indios indio Pako?

LA CARA DEL INDIO PAKO

PESA COMO UN PEÑON SOBRE LA PAMPA









 

 

 
    Web master: José Sotelo Maguiña
    Diseñado por : Alex Rubio Ortiz
Contacto mail: charangoperuano@yahoo.com
2005©  www.charangoperu.com :: Todos los derechos reservados.