PrincipalOrigen del CharangoNuestros CharangistasPartiturasLuthiersAudio en MP3Articulos y EntrevistasNoticias y Eventos
  Bienvenido. Hoy es
   

José María Arguedas: El charango

Ricardo Palma: Un Opispo de Ayacucho(tradición)

Ricardo Palma y Juan de Arona, tras las huellas del charango

Julio Mendivil: Apuntes para una historia del charango andino

Pedro Obaya: El gran prócer y charanguista puneño, en las huestes de Tupac Amaru y Tupac Catari.

Alejandro Vivanco: El charango y los charanguistas

Omar Ponce:
El Chillador del Altiplano Peruano


Introducción a las afinaciones del charango

Thomas Turino:
El charango y la
Sirena,
música magia y el poder
del amor

Las trayectorias artísticas de Moisés Vivanco y Mauro Nuñez en el ambiente folclórico limeño.

El charango: Libro del maestro puneño Felix Paniagua Loza

Mapa del uso
tradicional del
charango en el Perú

Recordando al poeta Luis Nieto

Manuel Baca Escalante
y sus charangos

Los Jaukas en el Cusco

Historia de la guitarra
en el Perú. Javier Echecopar

Tomados de cantera de sonidos:
- Charango peruano y los charangos peruanos

 - La música que hizo llorar a Arguedas

- A la “Lira Paucina” en sus Bodas de Plata(1,975)

- El charango según Jaime Guardia

- Breves notas para una visión general de la música indígena y mestiza.

- Instituto Nacional de Cultura(INC) Declara Patrimonio Cultural de la Nación al Charango.

 

   
    
 
   ACORDES
 
   ENLACES
 
   ACORDES
   DISCOS  
   AUDIOS
   ESCUCHAR CDS
   RESEÑA DE CDS
 

 

 

Dante Nava (Puno 1898-1958)

Dante Nava. (Chorrillos-Lima, 1898 – Puno, 1958). Es descendiente de familia italiana por su padre, y española, por su madre. Desde que llegó a Puno, todavía niño (antes de cumplir un año), se identificó con la tierra altiplánica.
“El Gringo Nava. Así le llamaban en la ciudad lacustre a este magnífico poeta de inspiración nativisdta. Su padre era un viejo italiano que había llegado a Puno en elúltimo cuarto del siglo pasado. Allá nacieron sus hijos. Qué intrincado presentimiento le hizo bautizar a su hijo con el nombre del excelso poeta toscazo. Este hombre rubio, alto y fuerte, aprendió las primeras letras en la Escuela 881 de José Antonio Encinas y la versificación en las tersas aguas del lago, sobre la “plana” de la bahía azul. Dante Nava fue un magnífico poeta puneño. El más alto exponente de la expresión serrana…”
(Bermejo, Vladimiro; en Antología comentada de la literatura puneña, de Feliciano Padilla).
Obras:
– Antología Dante Nava, poeta del lago. Lima, 1990. Publicación de Nina Costa de De Marco

La vejez de los karabotas

            Cara de bronce
            Pecho de roca
            Corazón de agua,
            Anoche inflamó sus ojos
            Con bocanadas de alcohol
            Y derritió su voz,
            Como un pedazo de cera
            en el fuego del charango

            Qué iba a desear, tan solo
            Con su poncho de tristeza
            Sino cantar para ella,
            Para todas!
            “Más bellas que mis kantutas,
            Pero más duras que los peñascos,
            pasan,   

            enaldabando sus tímpanos
            y trancando sus ojos
            para que yo no tenga
            por donde entrar a ellas”

           “Los geranios de mis cantares
            Y los sankayos de mi charango,
            Están volando, girando,
            Como jilgueros sin hembras
            Pasñitas  del ayllu alegre.
            Vicuñitas las sin jañachu:
            Así… de lejos siquiera,
            Escuchen el huayño de alas
            Que está exprimiendo
            De mi pecho, la garganta.”

            Las fogatas de la aurora
            Ya comienzan a surgir;
            Imillitas de kañahua
            Salgan todas de sus chozas,
            a mirar!

            Cómo se cortan mis dedos
            En los filos de las cuerdas,
            Por arrancar al charango
            Lo que no puedo explicar”.
            
            Después,
            Con el fuego del charango
            Cara de bronce
            Pecho de roca
            Y corazón de agua
            Se fue,
            En su churchi envejecido
            Y salpicado de sol madrugador,
            Hacia las pampas dormidas
            Hacia los cerros señeros,
            A emborracharse de olvido!

 

 

Balsas del Titikaka


            (…)
            Tu eres el roble aymara
            De cara
            Revolcada
            En la tierra del sol,
            Tú eres el collavino,
            Que tiene el corazón
            En una llamarada
            De vuelos condorinos
            Tu vas sembrando,
            Con tu lloquena,
            A la luz plena
            De tu pena
            Estelas musicales
            De kena,
            Y vas rasgueando
            En la borrasca,
            Con tu vela de relámpagos
            Y los rayos de tu balsa,
            El charango
            De las olas
            Bulliciosas
            Tú llevas el dorado
            Trigal de la alegría,
            A todas las orillas,
            En tu balsa amarilla..
            Balsero del Titikaka
            Que viajas de día y de noche,
            Con tu espíritu de viento,
            Como tu carne de bronce,
            Como tu huayño sonoro,
            Yo exalto tus balsas de oro
            Y tus llokenas de acero…!

 

Orgullo aimara

             Soi un indio fornido de treinta años de acero
             forjado sobre el yunque de la meseta andina,
             con los martillos fúlgidos del relámpago herrero
             i en la del sol, entraña de su fragua divina.
 
             El lago Titicaca templó mi cuerpo fiero
             en los pañales tibios de su agua cristalina,
             me amamantó la ubre de un torvo ventisquero
             i fue mi cuna blanda la más pétrea colina.
 
             Las montañas membrudas educaron mis músculos,
             me dio la tierra mía su roqueña cultura
             alegría las albas i murria los crepúsculos.
             Cuando surja mi raza que es la raza más rara,
             nacerá el superhombre de progenie más pura,
             para que sepa el mundo lo que vale el aimara

 

 
    Web master: José Sotelo Maguiña
    Diseñado por : Alex Rubio Ortiz
Contacto mail: charangoperuano@yahoo.com
2005©  www.charangoperu.com :: Todos los derechos reservados.