PrincipalOrigen del CharangoNuestros CharangistasPartiturasLuthiersAudio en MP3Articulos y EntrevistasNoticias y Eventos
  Bienvenido. Hoy es
   

José María Arguedas: El charango

Ricardo Palma: Un Opispo de Ayacucho(tradición)

Ricardo Palma y Juan de Arona, tras las huellas del charango

Julio Mendivil: Apuntes para una historia del charango andino

Pedro Obaya: El gran prócer y charanguista puneño, en las huestes de Tupac Amaru y Tupac Catari.

Alejandro Vivanco: El charango y los charanguistas

Omar Ponce:
El Chillador del Altiplano Peruano


Introducción a las afinaciones del charango

Thomas Turino:
El charango y la
Sirena,
música magia y el poder
del amor

Las trayectorias artísticas de Moisés Vivanco y Mauro Nuñez en el ambiente folclórico limeño.

El charango: Libro del maestro puneño Felix Paniagua Loza

Mapa del uso
tradicional del
charango en el Perú

Recordando al poeta Luis Nieto

Manuel Baca Escalante
y sus charangos

Los Jaukas en el Cusco

Historia de la guitarra
en el Perú. Javier Echecopar

Tomados de cantera de sonidos:
- Charango peruano y los charangos peruanos

 - La música que hizo llorar a Arguedas

- A la “Lira Paucina” en sus Bodas de Plata(1,975)

- El charango según Jaime Guardia

- Breves notas para una visión general de la música indígena y mestiza.

- Instituto Nacional de Cultura(INC) Declara Patrimonio Cultural de la Nación al Charango.

 

   
    
 
   ACORDES
 
   ENLACES
 
   ACORDES
   DISCOS  
   AUDIOS
   ESCUCHAR CDS
   RESEÑA DE CDS
 

 

 

EL CHARANGO Y LOS CHARANGUISTAS
Alejandro Vivanco GUERRA.

Extraído de su libro “Cien Temas del Folklore Peruano”

EL CHARANGO Y LOS CHARANGUISTAS
Alejandro Vivanco Guerra.

Extraído de su libro “Cien Temas del Folklore Peruano”

Alguien ha dicho que el Charango es un instrumento humilde y trágico a la vez; como humilde y trágico es el alma del pueblo andino.

Aquí cabe recordar lo que Giacobbe decía: "Extraña construcción, extrañas sonoridades, extraña tapladura, extraños timbres, todo en fin es raro y nuevo, arcaico y a la vez actual, en la naturaleza musical del Charango.
Escribir sobre el Charango, aquel diminuto instrumento musical cordófono, de la familia de los laúdes, no es tarea fácil. Sin embargo, ofrecemos a nuestros lectores, algunas consideraciones generales del verdadero Charango peruano, y referencias sobre sus cultores que se esfuerzan por conservar la tradición musical de nuestro pueblo.

Sus antecedentes estarían dados en la bandurria y la guitarra de cinco cuerdas que trajeron los españoles y que el indio asimiló e incorporó a su esotérico mundo musical, creando el Charango.

Desde entonces, los bravos jinetes morochucos de Pampa Cangalla (Ayacucho) y los legendarios Qorilazo de Chumbivilcas(Cuzco), lo llevan constantemente, como compañero inseparable, amarrado a la cintura.

Se sabe que igual fenómeno se produjo entre los campesinos del norte argentino y en Bolivia, con la diferencia que ellos adoptaron doble y hasta triple cuerda en cada orden, además del mayor número de trastes, lo que influyó poderosamente en los charangos de
Puno y de Cuzco.

En el Departamento de Ayacucho, el Charango es una guitarrilla diminuta de 5 órdenes y cinco cuerdas simples de tripa, que el músico tañe con la doble técnica del punteo o "tipiy" y el rasgueo repique.
Sobre el término Charango, según referencias del argentino Carlos Vega, puede ser no indígena por los siguientes antecedentes:"Charanga: banda militar; "charanguero": lo rústico; "changarra": cencerro; "Charranga": guitarra en Guatemala; "Changango": guitarra en la región del Plata. Argentina; "charango": cosa pequeña en Cuba; "Chango"; muchacho, en el noreste de Argentina.

Los charangos "mestizos", muy usados en la capital, se construyen como la guitarra, con doce trastes y el clavijero de metal, notándose una marcada desproporción entre el tamaño de la caja y el mango. A veces, el caparazón del armadillo ha reemplazado a la caja de resonancia de madera, dando lugar al "kirkinchu", muy usado en el sur del país.

Volviendo a los Charangos ayacuchanos diremos que posee el clavijero rústico de madera, la tapa forma un ocho, las cinco cuerdas de tripa sujetas a un puente encolado sobre la tapa.

Lo que más caracteriza al Charango es la afinación, que no sigue el orden ascendente o descendente de una guitarra, sino en forma irregular: mi-la-mi-do-sol. Aquí se aprecian los siguientes intervalos. 5a justa descendente mi-la; 4a. justa, descendente: la-mi; una 6a. menor ascendente: mi-do; y una 4a. justa descendente: do-sol. Disposición muy propia de los Charangos.

Existe en Huamanga una antigua tradición relacionada con la afinación empleada por los morochucos de Pampa Cangallo. Según ellos, los sonidos de cada orden están basados en los cinco sonidos de las campanas del templo de Santo Domingo: mi-la-mi-do-sol, igual a: San-to-do-min-go.

El autor de esta nota tuvo el privilegio de ser testigo presencial de un grupo de charanguistas morochucos que templaban sus instrumentos en el atrio de dicha iglesia, con ocasión de la Pascua de Resurrección, en el año de 1930.

Para tocar el Charango, sentado o de pie, los ayacuchanos lo sostienen con la mano izquierda apoyando sobre el pecho, técnica difícil que requiere largo entrenamiento. Por ese motivo, en otros lugares usan cordones como sostén para tocar de pie, y apoyando sobre la pierna derecha para hacerlo sentado.

Los dedos pulgar, cordial, anular y meñique manipulan sobre los trastes. El antebrazo derecho se apoya sobre el borde inferior del instrumento, empleando doble técnica en la ejecución con la mano: el punteo generalmente con los dedos pulgar e índice, aunque algunas veces interviene el cordial; y el rasgueo, teniendo la muñeca suelta y utilizando uno, dos o más dedos, según la costumbre y comodidad del tañedor.

Si bien hubo un Gómez Negrón en el Cuzco, es Ayacucho el que ha dado los más populares ejecutantes de Charango, y hasta la actualidad no han cedido la hegemonía, sobre todo entre !os intérpretes de la clase media y mestiza.

Es oportuno recordar lo que Ricardo Palma afirmaba, en una de sus tradiciones (1782): "Los huamanguinos han sido y son los más famosos charanguistas del Perú: No hay uno que no sepa hacer sonar las cuerdas de ese instrumento llamado charango..."

El Dr. Manuel Jesús Pozo (1935) menciona a Leopoldo Morales, que tocaba casi todos los instrumentos, desde el humilde charango hasta el aristocrático piano. El profesor Arturo Prado (1940), exquisito intérprete de la guitarra huamanguina, nos refería con ocasión de su visita a Lima: "Yo conocí al charanguista que no podrá ser igualado jamás, el "Toqto López" de Coracora, a quien lo llamaban el "doctor". Este bohemio siempre andaba con su charango de chachas que costaba entonces 40 centavos. Un día se presentó en el Palais Concert de la Plaza San Martín, pidió una copa de trago- y ejecutó, con inigualable maestría el Himno Nacional y el huaino "Adios Pueblo de Ayacucho".

Moisés Vivanco Allende (1929), triunfador de un difícil certamen, vino al Certamen Nacional de Amancaes y recibió la Medalla de Oro de manos del Presidente Leguía. Posteriormente, Moisés se hizo excepcional guitarrista y ha recorrido el mundo con lma Súmaq.

Armando Allende, considerado por varios lustros como genial ejecutante de charango
en Huamanga, fue admirado por grandes y chicos.
Dignos émulos de los famosos charanguistas de antaño son: Hemán Gutiérrez Osorio. Néstor Canales y Jaime Guardia, quien tiene el gran mérito de haber introducido la ejecución de este instrumento en la capital.

Acápite aparte merece el modesto y sencillo ejecutante de Coracora, Roberto Teves, que por propios méritos ha logrado, inclusive, viajar a Alemania para participar en un Festival de la Juventud.
Pese a los tropiezos y discriminaciones, el "cholo" Teves se erige como un virtuoso del charango, conservando el sabor autóctono de la música folklórica, ignorando todo aquello de la llamada "nueva dimensión".

Igual criterio tenemos de Justino Alvarado, notable charanguista de Parinacochas, I que ha formado con sus hermanos Alejandro, Jesú y Julián el Conjunto "Hnos. Alvarado".

Rendimos homenaje en estas páginas a todos los charanguistas del país, que pese a sus luchas contra la indiferencia, siguen cultivando y tienen fe en el futuro de nuestra música auténticamente fo1klórica. (Año: 1973).

Indio tocando su charango

Qorilazo( Cuzco)

Roberto Teves

Jaime Guardia

Armando Allende

Justino Alvarado

Hernán Gutierrez

Charango Ayacuchano



 

 

 

 

 

 
    Web master: José Sotelo Maguiña
    Diseñado por : Alex Rubio Ortiz
Contacto mail: charangoperuano@yahoo.com
2005©  www.charangoperu.com :: Todos los derechos reservados.