PrincipalOrigen del CharangoNuestros CharangistasPartiturasLuthiersAudio en MP3Articulos y EntrevistasNoticias y Eventos
  Bienvenido. Hoy es
   

José María Arguedas: El charango

Ricardo Palma: Un Opispo de Ayacucho(tradición)

Ricardo Palma y Juan de Arona, tras las huellas del charango

Julio Mendivil: Apuntes para una historia del charango andino

Pedro Obaya: El gran prócer y charanguista puneño, en las huestes de Tupac Amaru y Tupac Catari.

Alejandro Vivanco: El charango y los charanguistas

Omar Ponce:
El Chillador del Altiplano Peruano


Introducción a las afinaciones del charango

Thomas Turino:
El charango y la
Sirena,
música magia y el poder
del amor

Las trayectorias artísticas de Moisés Vivanco y Mauro Nuñez en el ambiente folclórico limeño.

El charango: Libro del maestro puneño Felix Paniagua Loza

Mapa del uso
tradicional del
charango en el Perú

Recordando al poeta Luis Nieto

Manuel Baca Escalante
y sus charangos

Los Jaukas en el Cusco

Historia de la guitarra
en el Perú. Javier Echecopar

Tomados de cantera de sonidos:
- Charango peruano y los charangos peruanos

 - La música que hizo llorar a Arguedas

- A la “Lira Paucina” en sus Bodas de Plata(1,975)

- El charango según Jaime Guardia

- Breves notas para una visión general de la música indígena y mestiza.

- Instituto Nacional de Cultura(INC) Declara Patrimonio Cultural de la Nación al Charango.

 

   
    
 
   ACORDES
 
   ENLACES
 
   ACORDES
   DISCOS  
   AUDIOS
   ESCUCHAR CDS
   RESEÑA DE CDS
 

 

 

Adriel Osorio Zamalloa
ANTOLOGIA DEL CHARANGO

Don Adriel Osorio es un emamorado del charango y del canto de los pueblos andinos que con su poesía expresan el sentir de un pueblo pujante y creativo. Ha realizado un trabajo inédito sobre la historia del charango y la poesía que guardan los cantos quechuas muchas veces olvidado.


Adriel Osorio departiendo con maestro Julio Benavente

Hacer una antología, “es la dulce tarea de recoger el aroma efusivo, violento o lírico de la poesía de autores elegidos como sus epígonos * más sobresalientes”. Eso mismo se intenta hacer acerca del Charango Peruano: grácil instrumento musical de nuestros ancestros que originalmente vino al mundo enjaezado de encordadura de tripas de vizcacha y clavijas de madera, y ahora cual mestizo luce cuerdas de acero, nylon y clavijera de metal. En otras palabras, se trata de reseñar algo de los fervientes elogios de antaño con que se ha anticipado a convertirse en un inspirado instrumento artístico musical, participando en eventos culturales de celebrados conjuntos que recorren el país y el mundo, universalizando así sus singulares cualidades melódicas en la interpretación.

El charango, por siempre caracterizado por su estatura de niño, en manos del trovador al soltar sus vibrantes notas seduce con sus trinos a propios y extraños del alma sensible, bien por afinidad a su mundo o por espontánea simpatía, transportándoles, si se quiere, a cierto estado de trance, porque según denota en sus escritos por ejemplo Luis E. Valcárcel, “el charango forma parte de esos instrumentos peruanos que tienen un contenido esotérico y son sentidos como algo vivos”.

En efecto el charango no ha dejado de inspirar, inopinadamente, a historiadores, artistas, literarios y poetas, incluso en personas comunes, ardorosos y también joviales comentarios y emotivos poemas, como los que a continuación se expone en forma preliminar:

•  Guitarrico prehistórico, vienes a ser ahora toda una creación del nuevo hombre, para tocar el huayno lleno de promesas, al mismo tiempo eres “CHARANGO pícaro” domador de cholas, alegre, jaranero y dulce como la ternura de tórtola. (Uriel García).

•  Giacobbe decía: “Extraña construcción, extrañas sonoridades, extraña tapladura extraños timbres, todo en fin es raro y nuevo, arcaico y a la vez actual, en la naturaleza musical del CHARANGO”. (De los apuntes de Alejandro Vivanco).

•  Alguien ha dicho que “el CHARANGO es un instrumento humilde y trágico a la vez; como humilde y trágico es el alma del pueblo andino”. (Idem de Alejandro Vivanco).

•  El CHARANGO es el instrumento musical que utiliza el cholo del Ande, el cholo que lucha con relámpago y truenos y avanza hacia las estrellas. (Julio Benavente Díaz).

•  Dialogamos con Julio Benavente – el Mago del CHARANGO – sobre la importancia de la música popular y sus instrumentos más caracterizantes: la quena y el CHARANGO. ”pensamiento y corazonada de la viviente cholada”. (Isayas Osorio T.)

•  Los Coliseos son fraguas, verdaderas fraguas. Costa y sierra se funden en fuego, se integran, se fortalecen. Allí se oye claramente la voz de las “estrellas”, del arpa y violín, del CHARANGO, de la quena o del pinkuillo. (J. M. Arguedas).

•  Visualizando el arte de Jaime Guardia: “Todo su cuerpo vibra cuando toca el CHARANGO, y en la zona inmóvil de su rostro constreñida de pensamiento y de emoción, se empoza la belleza del mundo andino”. (J. M. Arguedas).

•  El CHARANGO llora y ríe con la misma facilidad, se adentra en las horas de esparcimiento y cuando las guitarras se dejan para las cosas graves de la vida. El CHARANGO siempre está en manos traviesas. Hay que oírlo, su acento chillón bien expresado, nos lleva por todos los caminos del indio. El CHARANGO es el típico diablillo de los senderos. Es el alma humorista del indio, del cholo y del mestizo. Se le porta como un libro. Todo su sarcasmo alegre se repliega fácilmente en su pequeñez. Es un ensayo a guitarra. Es la mujercita que con su pandereta al lado juega a la vida y al amor. (Arturo Bravo Pinto).

•  “Desde Cruz Pata y Chochoka Hatun Ayllu, con algarabía y repique de campanas, hacen su ingreso triunfal el corso de las p`asñas y los maqt`as, bajo el embrujo y el jaleo de una guitarra zamarra y el arrullo del pícaro CHARANGO”. (Hugo Peña Valenzuela).

•  “Mis poemas son la síntesis de mis andares por las abruptas montañas, breñas, quebradas profundas, páramos y punas frías de la sierra, haciendo un t‘inkay (¡salud!) a los Apus (dioses seculares del Ande), y la kaswa amorosa a los acordes de un CHARANGO alegre y llorón”. (Hugo Peña Valenzuela).

•  Glosando las proezas de un caballo llamado CHARANGO: “Relincha Charango en Patawasi / en los ich`ales de Mesana. / tiene pecho ancho, musculoso, / su crin es negra. // Charango tiene sangre Inca / corazón chanca / apurimeño, chuquibambillano / grauíno castizo. // Charango corre y corre en las pampas de Puyka, Ñawinlla, Pamputa / y el color de su pelo / se pierde en el horizonte // .... ¡Ganó Charango! / ganó sin monta / tiene espuma en la boca / júbilo en sus ojos / y murió de orgullo”. (Hugo Peña Valenzuela)

•  Uno de los sentidos versos del famoso Q`orilazo Pancho Gómez Negrón, que identifica y revive los ecos de su Charango: “Aunque la nieve tapa la vista / aunque la helada congela la sangre, / el Q`oralazo siempre a caballo / sobre la nieve / sobre la escarcha”.

•  “Hierve la sangre, hierve mi sangre junto al negro palacio / del rey 400 años atrás la música carne india. / ¡Horrible destierro!, no se oye las quenas en las punas / En el jardín del rey suena la lira junto a doncellas blancas. / Y yo al lado de mi palla rasgo la tierra como al CHARANGO”. (Winston Figueroa).

•  Ameritando la obra poética Charango de Luis Nieto: “Es la obra poética más emotiva, totalizadora, dedicada a este PEQUEÑO INSTRUMENTO DE IDENTIDAD NACIONAL”, por la cual Luis Nieto, laureado poeta cusqueño cariñosamente llamado el “Cholo Nieto”, ilumina con el lenguaje poético la presencia natural del CHARANGO en el mundo andino, su mundo”. (Anónimo).

En el afecto popular y sus formas exteriorizadoras del sentimiento, con el filial diminutivo de “Charanguito”, que sumergido en poesía y hecho fiesta nos llena de embeleso. A saber:

•  “CHARANGUITO compañero, de muchas aventuras, / cuando entre los borrachos cantando te amanecías. / Ventanas y más ventanas, / suspirando las pasabas, / ¡Ay! que memorias dejaron / tus cuerdas desafiantes”. (Ernesto Cavour).

•  CHARANGUITO fiel compañero, cómplice de mis aventuras, tu eres el único amigo y hermano que sabes guardar los secretos de nuestras vivencias. (Erick Zubieta Andrade).

•  CHARANGUITO tienes ojos para mirar / orejitas para escuchar. / Tienes cinco cuerdas dobles / que te sirven para llorar, / pero parecen un trueno / cuando por este suelo / se ponen juntas a vibrar. (Ernesto Cavour).

•  “Ay CHARANGUITO, charanguito mío / tu siempre estás junto a mi pecho / cerca, muy cerca de mi corazón. // Estás en mis alegrías / estás en mis tristezas, / cuando nadie me recuerda / cuando nadie me da cariño, / tu eres consuelo, / tu eres mi amigo” (Orienta Murillo de Samanez).

•  “¡Ay, CHARANGO, charanguito! / compañero en la tristeza, / dulce fuego en el amor, / por ti lloran las Malikas, / por tí florece la vida / y entra en las venas el sol. // ¡Ay CHARANGO, charanguito! / canto veloz y sensual, / del hombre que busca, / en el cerro y en la pampa, / en la ch`uglla y el breñal / la encuentra sólo al grito / de su propia soledad”. (Luís de Rodrigo).

Fragmentos de “Romance de la Pachamama y el Intí Raimi”:

•  La cosecha: “la aurora cubre los cerros / bajo un fanal de violetas. / Los indios rasgan CHARANGOS / alrededor de una hoguera. / Frescas mocitas se escarolean / como el rocío en la hierba / y del coral de sus labios / vuela un enjambre de abejas // El sol incendia en las cumbres / el oro de sus saetas, / alborotando las coplas / que en el CHARANGO revuelen,/mientras las mozas se simbrean/en remolino de entrega / y los gañanes del rancho, / barren el ala trovera”. La trilla: “Por las callejas del pueblo / gimió el CHARANGO galante / y un remolino de coplas / revoloteó en espirales / sobre los turgidos senos / de las mocitas errantes / combando de primavera / su estampa de líneas gráciles”. (Javier del Granado).

Para terminar este fugaz recorrido por el cauce literario y poético motivado por el grácil charanguito, veamos algunos fragmentos del celebrado poemario “CHARANGO” de Luis Nieto, por fortuna hijo predilecto del Cusco, nacido en la provincia de Sicuani, su “linda tierra”, hecha de flor y canción”:

•  “Pequeña q`aswa a CHARANGO” , escrito en 1950: “Ya bandadas de pañuelos” / vuelan por cielos serranos / y donaires y cantares / vibran en pechos lozanos / ..../ Cosas viejas de romance / en la sangre hacen cosquillas / y a los sones del CHARANGO / reverberan las mejillas. / En la puna y la quebrada / se ce encienden las fogatas / de las jaranas nocturnas / con lirismo y serenatas /… Pasa por este charango un fragor de ígneas jaranas/!la gente viejas, sin alma, / que se cierren las ventanas!.

•  “Pueblo mío”: Pueblo serrano mi pueblo, / lleno de risa y de sol: / te siento sangre y latido / dentro de mi corazón. // Tienes un cielo bandido, / un río conquistador, / un cerro como el “Jururo”, / un CHARANGO y su canción.

•  “Charango”: Charanguitoy, CHARANGUITO, / enamorado y cholero, / ponte tu chullo de trinos / y que comience el jaleo. // suelta un puñado de risas charanguito cabulero/ y haz que retoce y que cante / tu corazón pendenciero. // .......// Charango pisco y cholero, borrachito y bailarín, / cómo te gusta esa chola / con sus ojos capulí.// ..........// Charango, tienes el llanto / de la zampoña serrana, / latido de quena india / y sollozo de guitarra, / Charango gemido cholo, / todo llovido de quejas: / te llevo junto a mi pecho / como un pájaro de penas. / Tu vida es como mi vida, /mezcla de risa y de lágrimas; / wayno serrano que siempre / nos va creciendo en el alma. // .....// Charanguitoy, charanguito, / liso no más jaranero: / ¡dispara al cielo y que estalle / tu corazón bandolero!.

•  “Biografía de mi CHARANGO”: “Tu vida comienza con un disparo / al corazón herido de la guitarra / que se deshizo en lágrimas .../ ¡Pobre guitarra de pena!. Desde entonces, ella camina / del brazo de un sollozo, / toda vestida de llanto. // Charango, charango cholo: / naciste de la herida de un canto / a la orilla misma de la queja. // .....// Vestido con tu poncho de canciones, / envuelto con tu bufanda de auroras / y de trinos, / todo llovido de pájaros, / te has ido en aventuras a las punas más altas. / Allí comenzó la historia de tus hazañas. // ....// Oh, charango, charango cholo, camorrista y jaranero: / un día cualquiera, a la hora del alba, / te hiciste bandolero de puna brava”.

En conclusión, planteo que el CHARANGO sea declarado “Patrimonio cultural y signo de identidad nacional del Perú”, porque es parte de nuestra historia – pues su origen ancestral se debe al ingenio del hombre peruano, y así se hizo depositario del sentimiento andino - y ahora es ameritado y elogiado tanto en el país como en el extranjero quizá como ningún otro instrumento musical, por su grácil figura y por sus virtudes melódicas llenas de ternura.

Lima, octubre del año 2005

Adriel Osorio Zamalloa

* “Epígono” es el que sigue las huellas de otro. Especialmente se dice del que sigue una escuela o un estilo de una generación anterior.

 
    Web master: José Sotelo Maguiña
    Diseñado por : Alex Rubio Ortiz
Contacto mail: charangoperuano@yahoo.com
2005©  www.charangoperu.com :: Todos los derechos reservados.