PrincipalOrigen del CharangoNuestros CharangistasPartiturasLuthiersAudio en MP3Articulos y EntrevistasNoticias y Eventos
  Bienvenido. Hoy es
   

José María Arguedas: El charango

Ricardo Palma: Un Opispo de Ayacucho(tradición)

Ricardo Palma y Juan de Arona, tras las huellas del charango

Julio Mendivil: Apuntes para una historia del charango andino

Pedro Obaya: El gran prócer y charanguista puneño, en las huestes de Tupac Amaru y Tupac Catari.

Alejandro Vivanco: El charango y los charanguistas

Omar Ponce:
El Chillador del Altiplano Peruano


Introducción a las afinaciones del charango

Thomas Turino:
El charango y la
Sirena,
música magia y el poder
del amor

Las trayectorias artísticas de Moisés Vivanco y Mauro Nuñez en el ambiente folclórico limeño.

El charango: Libro del maestro puneño Felix Paniagua Loza

Mapa del uso
tradicional del
charango en el Perú

Recordando al poeta Luis Nieto

Manuel Baca Escalante
y sus charangos

Los Jaukas en el Cusco

Historia de la guitarra
en el Perú. Javier Echecopar

Tomados de cantera de sonidos:
- Charango peruano y los charangos peruanos

 - La música que hizo llorar a Arguedas

- A la “Lira Paucina” en sus Bodas de Plata(1,975)

- El charango según Jaime Guardia

- Breves notas para una visión general de la música indígena y mestiza.

- Instituto Nacional de Cultura(INC) Declara Patrimonio Cultural de la Nación al Charango.

 

   
    
 
   ACORDES
 
   ENLACES
 
   ACORDES
   DISCOS  
   AUDIOS
   ESCUCHAR CDS
   RESEÑA DE CDS
 

 

 

Entrevista a Fred Arredondo Romero, charanguista apurimeño.


El joven Fred Arredondo con los comuneros de Cotabambas

Fred: ¿Cómo nació tu afición por el charango?
Siempre he estado vinculado a los músicos y a la música, mi padre por ejemplo es autor de varios waynos que son populares por estos territorios (Cusco - Apurimac) como son: Tristezas y Melancolías, Cariño Fugaz (conocido como La Carta), Amada Ausente, Prenda Mía y otros que han sido grabados por diferentes grupos musicales.

Entonces el Charango y otros instrumentos mestizos han llegado a mí en forma natural, no obstante, es en la Universidad San Antonio Abad del Cusco que tuve la oportunidad de formar y fundar la Estudiantina Universitaria Chumbivilcana y me afirmé en el charango que hasta hoy me acompaña.


¿Cuáles han sido las vivencias que has tenido con el charango de tu tierra y cómo este instrumento convivía con tu pueblo?
Usualmente, las fiestas de los pueblos  apurimeños y en general en el ande,  estaban amenizadas por música tradicional, ejecutada con los instrumentos mas tradicionales y los “mestizos”, no existiendo una contraposición radical entre ellos; el charango forma parte de estas fiestas como instrumento integrante de la orquesta que se entremezcla con los demás instrumentos y grupos, sin que estos toquen la misma melodía, es decir, depende de la distancia de la que se escuche esta música, a mayor distancia la música es  armoniosa aunque confusa, y cuanto más cerca estas  puedes
reconocer la canción ejecutada aunque sin dejar de escuchar a los otros grupos. 
También el charango es compañero de las jaranas y noches de farra que se viven en los pueblos, estas fiestas se realizan  animadas por un grupo de personas que se reúne con alguna ocasión especial, o simplemente por el encuentro o el gusto de hacer música; generalmente todos participan en la ejecución, es decir rara vez existe un público que te aplaude, mas bien, es encontrar el gusto de cantar y compartir una melodía, ésta práctica esta en retroceso debido a la presencia mayor de los medios masivos de comunicación en estas regiones.

¿Qué charanguistas han influido en tu estilo?
Para ser sincero, me es difícil determinar quienes han influido en mi forma de tocar, sin embargo he escuchado en mi niñez a Los Hermanos Alvarado, Jaime Torres, al  “Torito” Muñoz, también a Julio Benavente con quien hicimos dúo un tiempo, y a mi abuelo quien tenía una forma peculiar de ejecución;  tal vez pecaría al decir que soy autodidacta, creo que ésta palabra esta mal empleada, puesto que aprendemos de la  suma de conocimientos que han venido siendo asimilados por diferentes generaciones, y que nos han llegado por diversos medios, sean libros o soportes de grabación. Gracias a esta herencia es que seguimos aprendiendo y desarrollando nuestra música.  Ahora procuro escuchar más a los nuestros, desde los latinoamericanos (que no se confunda con música boliviana, puesto que existe una tendencia a llamar ”latinoamericana” a toda música en la que interviene una zampoña) hasta los de mi pueblo.


Fred Arredondo junto al reloj solar en Macchu Picchu

¿En qué consiste tu propuesta musical?
En los últimos, años he procurado salir al frente de tanta música que se produce por nostálgicos provincianos que radican en Lima, y que por la facilidad de marketeo, comercialización, y manejo de los medios masivos de comunicación, han arrasado con la producción del interior del país. En un momento determinado, el wayno cuando estuvo vinculado exclusivamente con idiomas nativos como el Quechua o el Aymara, se logró una ecuación  sublime y poéticamente muy lograda, en cambio ahora el "wayno
moderno" que nos envía la radio y la televisión, son cantos muy poco refinados en cuanto a la lírica y casi obligadamente aluden a la borrachera, traición y venganza, vivencias que están muy ligadas a la vida en las grandes ciudades.

Mi propuesta es recoger y revalorar la música tradicional, sobretodo la de mi pueblo, antes de que se pierda irreversiblemente, ésta tarea se ha convertido en una lucha contra el tiempo puesto que en poco tiempo empezará la fase de explotación minera del proyecto Las Bambas que está en territorios de mi provincia, y sabemos las consecuencias culturales que se vienen, aún más,  en un territorio que hasta hoy fue uno de los últimos  refugios andinos.

¿Cómo conformas tu repertorio?
Con el conjunto Unión Musical Haquira el repertorio fue exclusivamente cotabambino (de la provincia de Cotabambas - Apurimac) que incluye temas de mi padre y familiares. Con la Estudiantina Universitaria Chumbivilcana temas chumbivilcanos (de Chumbivilcas, provincia de Santo Tomás - Cusco). En los discos “Wiphala - Charango y Piano” y "Surimanapaq" el repertorio fue apurimeño, cusqueño, puneño, y un acercamiento a la música de los Andes Sudamericanos.  

La recopilación de temas tradicionales es una característica de tu repertorio ¿Tienes pensado en el futuro grabar temas propios?
Precisamente este año grabaremos con WIPHALA un nuevo disco que contendrá composiciones propias y otros temas andinos.

Cuéntanos sobre tus grabaciones y los planes que tienes para con tu charango y la música de tu pueblo.
Las grabaciones que hacemos son principalmente una lucha romántica por la  conservación y difusión de la música de mi pueblo, y pretendo continuar con esta labor, para lo cual actualmente dirijo el Proyecto IRREPEC que es un registro de los recursos y patrimonio que conserva la provincia de Cotabambas. Por lo tanto, he podido registrar una buena cantidad de música tradicional que está en peligro de desaparición por las razones que ya comenté. Con este material posteriormente haremos un trabajo de estudio y grabaciones.

Explícanos cuáles son las características de tu charango de 15 cuerdas.
Este charango fue construido por el maestro Cirilo Orcosupa, quien es uno de los más antiguos constructores de instrumentos musicales de cuerda en el Cusco.
Tiene 15 cuerdas metálicas y es similar al charango pampeño que se usa en Arequipa, pero es necesario enfatizar que es la forma de ejecución la que marca la diferencia, yo he optado por el estilo canchino (de la provincia de Canchis – Cusco) que se aproxima a la manera de tocar la bandurria cusqueña.

¿Puedes contarnos algo sobre los estilos y tipos de charangos de Apurímac y Cusco, teniendo en cuenta que eres un cultor de los estilos que allí se interpretan?

Existen diferentes formas de interpretar el charango, en Apurimac existe el charango con cuerdas de metal y con 5 ó 10 cuerdas de nylon, así como en el Cusco se presentan charangos de 15 cuerdas, el walaycho, y el chillador…
En cuanto al estilo de ejecución, es necesario explicarlo con charango en mano, debido a que una pequeña variación puede transportarnos de un lugar a otro. Es contraproducente escuchar por ejemplo a algunos investigadores y musicólogos (salvo meritorias excepciones) que ejecutan alguna canción atribuyendo la pertenencia a una determinada región y cuando ésta es escuchada por los pobladores de dicha zona, simplemente no la reconocen como tal o como suya.

 
    Web master: José Sotelo Maguiña
    Diseñado por : Alex Rubio Ortiz
Contacto mail: charangoperuano@yahoo.com
2005©  www.charangoperu.com :: Todos los derechos reservados.