PrincipalOrigen del CharangoNuestros CharangistasPartiturasLuthiersAudio en MP3Articulos y EntrevistasNoticias y Eventos
  Bienvenido. Hoy es
   

José María Arguedas: El charango

Ricardo Palma: Un Opispo de Ayacucho(tradición)

Ricardo Palma y Juan de Arona, tras las huellas del charango

Julio Mendivil: Apuntes para una historia del charango andino

Pedro Obaya: El gran prócer y charanguista puneño, en las huestes de Tupac Amaru y Tupac Catari.

Alejandro Vivanco: El charango y los charanguistas

Omar Ponce:
El Chillador del Altiplano Peruano


Introducción a las afinaciones del charango

Thomas Turino:
El charango y la
Sirena,
música magia y el poder
del amor

Las trayectorias artísticas de Moisés Vivanco y Mauro Nuñez en el ambiente folclórico limeño.

El charango: Libro del maestro puneño Felix Paniagua Loza

Mapa del uso
tradicional del
charango en el Perú

Recordando al poeta Luis Nieto

Manuel Baca Escalante
y sus charangos

Los Jaukas en el Cusco

Historia de la guitarra
en el Perú. Javier Echecopar

Tomados de cantera de sonidos:
- Charango peruano y los charangos peruanos

 - La música que hizo llorar a Arguedas

- A la “Lira Paucina” en sus Bodas de Plata(1,975)

- El charango según Jaime Guardia

- Breves notas para una visión general de la música indígena y mestiza.

- Instituto Nacional de Cultura(INC) Declara Patrimonio Cultural de la Nación al Charango.

 

   
    
 
   ACORDES
 
   ENLACES
 
   ACORDES
   DISCOS  
   AUDIOS
   ESCUCHAR CDS
   RESEÑA DE CDS
 

 

 

Entrevista a Ricardo García y Los Cholos



Ricardo García en el universo del charango peruano

Ricardo ¿Cómo fue tu primer contacto con el charango?
Mi primer contacto con el charango fue por una hermosa casualidad en 1986, a los 24 años, ya que mi sueño verdadero desde niño era ser guitarrista.
Hacia 1985 decidí comprar una guitarra, con los ahorros que había logrado juntar. Todos los días iba a verla, incluso me hice amigo del vendedor que tenía un puesto ambulante en la plaza 2 de Mayo del Centro de Lima. Cuando reuní el dinero necesario, el precio de la guitarra había subido; sentí una decepción muy grande, pero el vendedor me convenció para que me llevara un charanguito que tenía debajo del mostrador.

Yo no entendía muy bien la naturaleza del charango pues mi infancia transcurrió en la Provincia Constitucional del Callao, donde lo único que escuchaba con los amigos del barrio era salsa, boleros, música en inglés y música criolla (esto por influencia materna). El charango apenas lo había escuchado como instrumento acompañante en los microbuses y la referencia era muy lejana. Pese a ello y para no irme con la tristeza y las manos vacías decidí comprarlo y lo tuve guardado en un viejo armario.
En 1986 decidí matricularme en el Museo de Arte de Lima donde estudié por dos meses con Pedro Arriola. Por ese tiempo conocí al maestro Edgar Espinoza con quien empecé a hacer música a nivel grupal y también como dúo de charango y guitarra. Por invitación suya, ingresé a trabajar como profesor de charango en el Museo de Arte de Lima hasta la actualidad; también tome algunas clases con el maestro Jaime Guardia en la Escuela Nacional Superior de Folklore José María Arguedas.
Aparte de la práctica grupal, asumí una práctica individual intensa. Gran parte de mi formación la considero autodidacta. Suelo escuchar mucha música andina, imagino versiones para el charango, memorizo melodías, selecciono segmentos de danzas o géneros, propongo versiones para charango escribiendo todo en tablatura. Invento ejercicios y practico las versiones propuestas. Me considero un estudiante permanente y aprendo siempre con la idea de compartir y enseñar a los alumnos un repertorio amplio de nuestra música.

Gomer Velarde: guitarra, Ricardo García: charango y Henry Guevara voz y vientos

Qué charanguistas han influido en tu estilo.
Sin duda alguna los maestros Jaime Guardia y Jesús Alvarado. Y también admiro muchísimo los distintos estilos y la personalidad de Roberto Teves, Justino Alvarado, Angel Muñoz, Julio Benavente, Félix Paniagua, Avelino Rodríguez y tantos charanguistas anónimos quienes siguen aportando al desarrollo del instrumento en el Perú y que constituyen una fuente inagotable de sabiduría popular para los que venimos luego, nutriéndonos de su trabajo. A ellos les debemos que el charango siga vigente en nuestro país. Pero no sólo me siento influenciado por charanguistas, sino por distintos músicos populares andinos: violinistas (Andrés Lares “Chimango”, Máximo Damián) guitarristas (don Raúl García Zárate, Manuelcha Prado) arpistas (don Florencio Coronado) y una infinidad de instrumentistas que nos siguen dejando un legado cultural importantísimo.

¿De qué influencias musicales se ha nutrido tu música?
Pienso que como todo citadino he recibido distintas influencias musicales. De niño por ejemplo, he escuchado mucha música salsa, rock, baladas, algo de música clásica, trova, música brasilera, todo lo que el mundo oficial “pone” al alcance del oído del habitante urbano a través de los medios de comunicación.
Sin embargo, por intermedio del charango descubrí la existencia del “otro Perú”, el Perú no reconocido por el oficialismo. Este “Perú no oficial” que está más vivo que nunca y que se reafirma a través de su música, sus danzas y sus diferentes expresiones culturales, en su propia tradición, con su propio lenguaje.
Creo que es la fuente de belleza y sabiduría más determinante en el trabajo que desarrollo cotidianamente y que intentamos plasmar con el trío Los Cholos.

Los Cholos junto a la musicóloga Chalena Vásquez

¿Cómo nace y en que consiste la propuesta musical de “Los Cholos”?
“Los Cholos” -trío de música y canto popular peruano- nace básicamente por una necesidad de expresión de sus tres integrantes. Anteriormente fuimos un grupo de 7 personas, cada una con un camino y una experiencia personal y colectiva en la música, que nos reuníamos para tocar por distintos motivos: en reuniones barriales, cumpleaños de amigos, y en actuaciones en algún auditorio.
Posteriormente se redujo el número de participantes hasta quedar en el formato de trío que desde 1998 hemos desarrollado hasta ahora; el trío nos obligó a reformular la propuesta de trabajo musical y es con el cual grabamos nuestro primer disco compacto.
Ahora bien, la propuesta del grupo consiste en hacer música tradicional con dúo de voces, quena, siku, antaras, waqrapuku, charango y guitarra, tratando de llegar a distintos públicos, para compartir lo que vamos aprendiendo de otros cultores populares; para que así el público, especialmente los jóvenes, tengan la posibilidad de escuchar la música que nos pertenece a todos y que no cuenta con el apoyo ni la difusión de los medios de comunicación. Así tratamos de contribuir de algún modo a combatir la desinformación de la que somos objeto todos por parte de los medios.

Cómo conforman el repertorio de “Los Cholos”
El repertorio se va haciendo de acuerdo a lo que cada integrante va aportando al trío, desde su experiencia musical, su perspectiva y desde su instrumento. La ventaja que tenemos en el grupo es que compartimos las mismas ideas sobre el arte popular y sobre la necesidad de trabajar desde la actividad musical por una patria y mundo mejor.

Cuál crees que debe ser la función del charanguista peruano ante nuestra sociedad.
Pienso que cada charaguista asume el rol que le toca de acuerdo a sus expectativas; en mi caso es como la de cualquier músico popular: ser un comunicador social, enseñar a partir del aprendizaje y el estudio constante de los diferentes géneros y estilos populares musicales desarrollados en el Perú, sobretodo teniendo en cuenta que con el fenómeno de la globalización muchas de nuestras costumbres y tradiciones se están perdiendo.
Siento que tenemos una responsabilidad social ante la gente que debemos asumir con seriedad: la de conocer y difundir los estilos desarrollados y que se siguen desarrollando en el charango y a través de ello reafirmar nuestro derecho a una cultura propia, a seguir expresándonos con nuestro propio lenguaje.

La recopilación de temas tradicionales es característico del repertorio de Los Cholos; tienen pensado incusrsionar en el futuro en la composición.
Pensamos que sí, que en algún momento se pueden dar, pero creemos también que tenemos una gran cantidad de danzas y canciones a lo largo y ancho del Perú que sería lindo recopilar y adaptarlas al formato del trío, pues como dijimos, son expresiones que no cuentan con la debida difusión por parte de los medios de comunicación. Sentimos que es la parte que nos toca. En todo caso lo de la composición es una posibilidad abierta.

Cuáles son los futuros proyectos de Los Cholos
Como grupo estamos abocados a la difusión de nuestro primer trabajo que aún no se ha difundido en la medida que hubiéramos querido; además estamos ensayando un nuevo repertorio pensando en grabar un nuevo disco, que me imagino se debe estar realizando el próximo año.
Para octubre estamos invitados a Arequipa al Segundo Encuentro Nacional del Charango. Además está el trabajo con el Instituto del Charango Peruano, pues para este año esperamos volver a grabar con los maestros el segundo volumen de recopilación, además de hacer conciertos, sobre todo llevando nuestra música a las zonas marginales de Lima así como a los distintos colegios, y si se puede, ver la forma de salir a provincias.
En lo personal estoy terminando el Método de Charango Peruano, que estamos haciendo con el maestro Edgar Espinoza, y que esperamos sirva de guía y ayuda para el aprendizaje del Charango, dentro de la perspectiva como lo hemos venido aprendiendo y desarrollando; además continuar dictando clases en el Museo de Arte de Lima y en el Centro de Música y Danzas Peruanas de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Los Cholos en pleno ensayo

 
    Web master: José Sotelo Maguiña
    Diseñado por : Alex Rubio Ortiz
Contacto mail: charangoperuano@yahoo.com
2005©  www.charangoperu.com :: Todos los derechos reservados.