PrincipalOrigen del CharangoNuestros CharangistasPartiturasLuthiersAudio en MP3Articulos y EntrevistasNoticias y Eventos
  Bienvenido. Hoy es
   

José María Arguedas: El charango

Ricardo Palma: Un Opispo de Ayacucho(tradición)

Ricardo Palma y Juan de Arona, tras las huellas del charango

Julio Mendivil: Apuntes para una historia del charango andino

Pedro Obaya: El gran prócer y charanguista puneño, en las huestes de Tupac Amaru y Tupac Catari.

Alejandro Vivanco: El charango y los charanguistas

Omar Ponce:
El Chillador del Altiplano Peruano


Introducción a las afinaciones del charango

Thomas Turino:
El charango y la
Sirena,
música magia y el poder
del amor

Las trayectorias artísticas de Moisés Vivanco y Mauro Nuñez en el ambiente folclórico limeño.

El charango: Libro del maestro puneño Felix Paniagua Loza

Mapa del uso
tradicional del
charango en el Perú

Recordando al poeta Luis Nieto

Manuel Baca Escalante
y sus charangos

Los Jaukas en el Cusco

Historia de la guitarra
en el Perú. Javier Echecopar

Tomados de cantera de sonidos:
- Charango peruano y los charangos peruanos

 - La música que hizo llorar a Arguedas

- A la “Lira Paucina” en sus Bodas de Plata(1,975)

- El charango según Jaime Guardia

- Breves notas para una visión general de la música indígena y mestiza.

- Instituto Nacional de Cultura(INC) Declara Patrimonio Cultural de la Nación al Charango.

 

   
    
 
   ACORDES
 
   ENLACES
 
   ACORDES
   DISCOS  
   AUDIOS
   ESCUCHAR CDS
   RESEÑA DE CDS
 

 

 

Cristhian Mena, nos cuenta su historia y la evolución
de sus excelentes charangos


Colaboración: Percy Rojas Villadeza

Crisóstomo Cristhian Mena Chávez

Cristhian Mena Chávez Nació en 1978, en el anexo de Uncabamba distrito de Circa provincia de Abancay-Apurímac, proviene de una familia muy humilde  cristiana evangélica, a su padre Narcizo Mena Pérez, siempre lo veía con su guitarra y su violín y fue quien influyó en su interés por la música.

Desde que tenía uso de razón, Cristhian gustaba de armar y desarmar cosas, le gustaba las cosas hechas a mano y como admirador de la música cusqueña y puneña, decidió viajar a Puno, dejando su trabajo y familia en Abancay, en esta estadía, se animó a aprender un oficio matriculándose en Juliaca en un CEO, llegando a la empresa de transporte Cruz del Sur, donde logró sacar su brevete A1, también estudió publicidad(letreros en acrílico y textil), pero con un horizonte poco claro, viajó a Lima en el 2001 donde vivía su hermano que tenia un taller de carpintería.

Estando en Lima se acordó de unos amigos que fabricaban charangos y guitarras y fue a visitarlos a su taller, les preguntó si necesitaban un ayudante y le respondieron que por ahora no.  Volvió a insistir en varias oportunidades hasta que fue aceptado como ayudante, en aquel lugar se sentía el hombre más feliz de la tierra, pues era el comienzo de algo que había soñado siempre, ingresar al mundo de la luthería.

Después de dos meses,  los músicos que le enseñaban viajaron a Europa, se trataba del grupo Arpay músicos muy reconocidos.  En el corto periodo que estuvo en ese taller, se preocupó por aprender todo lo que podía, pero no fue suficiente para conocer a fondo el arte de la luthería de charangos, así que tuvo que valerse de otros medios para seguir aprendiendo.

Alejado del taller y sin las herramientas adecuadas para hacer instrumentos, por necesidad tuvo que volver a trabajar en la construcción, aunque su mente no dejaba de pensar en maderas y charangos bellamente construidos que derramaran hermosas melodías al tocarlos. Fue en ese entonces que tras recibir 200 soles empezó a planificar sus sueños. Distribuyó sus 200 soles. Para alquiler 50, madera 50, para diario 50 y herramientas 50, compró formón, gurbia y una azuela, todas de segunda mano.

Empezó con su hermano Abraham en un cuartito de esteras, formando sus charanguitos en el suelo, nos cuenta que “a veces entre lágrimas por la situación económica, nos animábamos diciendo, no importa como empecemos ahora, vamos a salir adelante”. Al terminar sus primeros charangos, muy emocionado los llevó a venderlos al centro de Lima, con gran optimismo se paseo por todos las tiendas de instrumentos pero para su desgracia nadie quiso comprarlos, pedía 70 soles por cada uno, pero no le querían pagar ni 5, “… me acuerdo bien claro que un señor al verme tan preocupado me dijo: -esta bonito tu trabajo, sigue adelante tienes un gran futuro”. Esas palabras reconfortaron sus fuerzas y aquellos charangos terminaron vendiéndose apenas a 30 soles.

A pesar de las adversidades Cristhian siguió trabajando con más fuerza y pasión perfeccionado sus charangos que en ese entonces tenían muchos defectos. En el año 2004 llego a conocer al charanguista Pedro Arriola quien amablemente lo llevó al taller de música YAWAR para que arreglara la guitarra de Juan Ramírez, en ese trance al taller, Pedrito le explicó lo que los músicos buscaban en un charango, el escuchaba y asimilaba con humildad sus consejos pues le sirvieron para ir perfeccionando sus primeros charangos quedando atrás el mal recuerdo de algunos luthiers que nunca quisieron enseñarle.

Mientras tanto, cada vez llegaban más charangos a su taller para reparalos, un día llamó Juan Ramírez para reparar su charango, se trataba de un hermoso charango construido por el legendario luthier apurimeño Manuel Baca Escalante, el más reconocidos constructor de charangos del Perú, Indagó todo lo que pudo, lo estudio y esto le ayudo a mejorar el sonido de sus charangos. Mas adelante conoció a músicos como Percy Rojas y otros de gran valor que lo impulsaron a mejorar, conoció además al luthier Antonio Huamaní, al cual admira y valora por sus consejos que le ayudaron a mejorar la escala en sus charangos y otros detalles.

Es interesante notar que una nueva hornada de luthiers dedicados con cariño y pasión a la construcción de charangos esta avanzando y progresando, mientras la vieja escuela que creía de que la luthería era acumular la mayor cantidad de “secretos”, va cediendo su lugar a estos jóvenes deseosos de aprender. Por ello saludamos con mucha alegría la presencia de Cristhian Mena, excelente luthier y gran amigo de los músicos, dispuesto a escucharlos y a aprender constantemente, cada vez que lo visitamos siempre tiene algo nuevo que mostrarnos. Cuando le preguntamos ¿cuál es tu  objetivo? él nos responde: “quisiera que el charango peruano sea valorado por su sonido, escala, estética e innovación de modelos”.

Cristhian Mena Chávez tiene su tienda en Plaza 2 de Mayo. Jirón Moquegua 848. 2 de Mayo
Teléfonos:   7965623  -   993654106

Mail: menainstrumentos@hotmail.com


 

 


 

 

 


Charanguito chillador de 12 cuerdas afinación diablo

 



 

 

 

 
    Web master: José Sotelo Maguiña
    Diseñado por : Alex Rubio Ortiz
Contacto mail: charangoperuano@yahoo.com
2005©  www.charangoperu.com :: Todos los derechos reservados.